A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

miércoles, 26 de junio de 2013

A pesar del dolor eres tú quien me inspira.

Es extraño construir una amistad con una persona con la que sólo has llegado a dos extremos: amarse locamente y odiarse a muerte. 
Ni antes ni después del amor hubo ningún tipo de relación, y levantar algo sobre una nada llena de recuerdos es mucho más difícil que hacerlo desde la nada absoluta. 
Siempre quedan miles de preguntas y cosas que echar en cara que, si intentas empezar de cero, te verás obligado a comerte para siempre y olvidar. Siempre quedan todas esas palabras bonitas y momentos compartidos, que con el tiempo se vuelven borrosos y confusos. Distintos, con un matiz idealizado o de desengaño según el momento en que lo recuerdes. 
Tienes que hacer un borrón, desconocer a esa persona para verla desde un nuevo punto de vista. Sin recordar los momentos bonitos, olvidando todos aquellos que fueron dolorosos. 

Pero es más extraño aún construir esa amistad gracias a la persona que provocó la separación repentina y rompió toda relación. Lo único que puedo decir ahora mismo es gracias, porque gracias a ella he recuperado mi inspiración. Y mi vida. 


#Walking Disaster.