A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Nadie me avisó de que quererte iba a doler tanto.

A veces se supone que has superado las cosas, has rehecho tu vida, has pasado página. Y estás completamente convencido de ello, ya no piensas en la otra persona, y quieres - o intentas querer- con todo tu corazón a la nueva persona que te ha ayudado a olvidar. 

Todo es genial hasta que le vuelves a ver. Entonces de pronto sus ojos, su sonrisa, sus gestos, todo en él te hace recordar. Sobre ti cae una oleada de recuerdos dolorosos. Dolorosos porque todos son felices. Recuerdas lo increiblemente feliz que fuiste con esa persona, y piensas que esa persona ahora te odia, que nada volverá a suceder nunca. Ni si quiera se llegará a acercar remotamente. 
O peor aún, cuando esa persona lo único que muestra es indiferencia. No hay nada más doloroso que la indiferencia. Cuando pasa a tu lado sin dirigirte la palabra, ni si quiera te mira por equivocación. Cuando se para a hablar con todo el mundo que está contigo, y tú para él es como si no existieras. 
Pensar que alguien que ha significado, y sigue significando tantísimo para ti te hace algo así... pensar que una persona para la que supuestamente lo has sido todo ni si quiera parece acordarse de todos los momentos que habéis vivido... te rompe el corazón. 

A mi todo me recuerda a él. Películas, canciones, grupos, libros, series, fotos, asignaturas, profesores, personas, frases sueltas, todo. Cada tontería que vivimos juntos vuelve a mi para torturarme una y otra vez. Y a veces me pregunto si a él le pasará lo mismo, si al menos recuerda alguna de esas tonterías conmigo. Me gustaría saber qué pasa por su cabeza cuando pasa por algún sitio en el que estábamos siempre, cuando alguien menciona mi nombre, cuando me ve aparecer. 

Es muy triste como acaban las cosas a veces. Pasó de no ser nadie a ser mi mundo, para poco después dejar de serlo todo para no ser absolutamente nada. Yo para él una completa desconocida, él para mi el amor de mi vida perdido. 
#walkingdisaster

No hay comentarios:

Publicar un comentario