A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

jueves, 20 de septiembre de 2012

People cry, not because they're weak. It's because they've been strong for too long.

A veces lo único que necesitas es llorar. Llorar por nada, sin ninguna razón, por una tontería. Emocionarte con una canción, un libro, una película... y llorar. Necesitas canalizar todos tus sentimientos, ajenos a todas esas cosas que te emocionan, para desahogarte. Necesitas buscar otras salidas para llorar, porque el cupo de lágrimas que podías gastar en lo que realmente te duele se ha agotado. 
Has llorado tanto por todo lo que te hace daño, todo lo que has perdido, que simplemente ya no puedes llorar más. Porque llega un momento en el que te prometes a ti mismo que vas a ser fuerte y no vas a llorar por eso. Que vas a superarlo. 
Pero hay días que no puedes más, la vida te puede, pero tu orgullo es más fuerte que tus ganas de llorar y te impide hacerlo. Y la pena que sientes, sea por lo que sea, no puedes expresarla con nada. Las palabras se te quedan cortas, y sientes que nadie te va a entender. 
Y entonces encuentras eso, la melodía de una canción, una frase de un libro o tal vez una escena de una película que activa tus sentidos. Y no sabes por qué, pero te pones a llorar, como una magdalena. Tu orgullo te permite hacerlo porque técnicamente no estás rompiendo tu promesa contigo mismo, pero a través de esas lágrimas expulsas todo el daño que te han hecho, todo el dolor que tienes dentro. Y cuando terminas de llorar, cuando ya no te quedan lágrimas, te sientes mucho mejor. Y eso te da fuerza para comenzar de nuevo. 
No hay nada que exprese más, nada más sincero que una lágrima. 
When you try your best, but you don't succeed
W
hen you get what you want, but not what you need 
When you feel so tired, but you can't sleep 
Stuck in reverse 

When the tears come streaming down your face 
When you lose something you can't replace 
When you love someone, but it goes to waste 
Could it be worse? 

Lights will guide you home 
And ignite your bones 
And I will try to fix you 

And high up above or down below 
When you're too in love to let it go 
If you never try, then you'll never know 
Just what you're worth 

Lights will guide you home 
And ignite your bones 
And I will try to fix you 

Tears stream down your face 
When you lose something you cannot replace 
Tears stream down your face 
And I... 

Tears stream down your face 
I promise you that I'll learn from my mistakes 
Tears stream down your face 
And I... 

Lights will guide you home 
And ignite your bones 

And I will try to fix you 

#walkingdisaster

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Nadie me avisó de que quererte iba a doler tanto.

A veces se supone que has superado las cosas, has rehecho tu vida, has pasado página. Y estás completamente convencido de ello, ya no piensas en la otra persona, y quieres - o intentas querer- con todo tu corazón a la nueva persona que te ha ayudado a olvidar. 

Todo es genial hasta que le vuelves a ver. Entonces de pronto sus ojos, su sonrisa, sus gestos, todo en él te hace recordar. Sobre ti cae una oleada de recuerdos dolorosos. Dolorosos porque todos son felices. Recuerdas lo increiblemente feliz que fuiste con esa persona, y piensas que esa persona ahora te odia, que nada volverá a suceder nunca. Ni si quiera se llegará a acercar remotamente. 
O peor aún, cuando esa persona lo único que muestra es indiferencia. No hay nada más doloroso que la indiferencia. Cuando pasa a tu lado sin dirigirte la palabra, ni si quiera te mira por equivocación. Cuando se para a hablar con todo el mundo que está contigo, y tú para él es como si no existieras. 
Pensar que alguien que ha significado, y sigue significando tantísimo para ti te hace algo así... pensar que una persona para la que supuestamente lo has sido todo ni si quiera parece acordarse de todos los momentos que habéis vivido... te rompe el corazón. 

A mi todo me recuerda a él. Películas, canciones, grupos, libros, series, fotos, asignaturas, profesores, personas, frases sueltas, todo. Cada tontería que vivimos juntos vuelve a mi para torturarme una y otra vez. Y a veces me pregunto si a él le pasará lo mismo, si al menos recuerda alguna de esas tonterías conmigo. Me gustaría saber qué pasa por su cabeza cuando pasa por algún sitio en el que estábamos siempre, cuando alguien menciona mi nombre, cuando me ve aparecer. 

Es muy triste como acaban las cosas a veces. Pasó de no ser nadie a ser mi mundo, para poco después dejar de serlo todo para no ser absolutamente nada. Yo para él una completa desconocida, él para mi el amor de mi vida perdido. 
#walkingdisaster

martes, 11 de septiembre de 2012

Broken hearts parade.

Dicen que todo el mundo le rompe el corazón a alguien, y que a todo el mundo le rompen el corazón. 

Llega un momento en la vida en el que te han roto el corazón y tú no lo entiendes. No entiendes que algo en lo que tú habías dado lo mejor de ti, lo habías dado todo, no funcione. Que ese amor que sientes con tanta intensidad no sea recíproco. No entiendes por qué tú, que morirías y matarías por la otra persona, no recibes lo mismo. 
No entiendes las razones que te da, ni los motivos que le han llevado a hacer las cosas que te han hecho daño. 
Por más que te esfuerzas buscas la explicación, recorres tu mente en busca del momento en el que todo empezó a cambiar, el momento justo en el que tu Titanic se hundió en las oscuras aguas del Atlántico para no volver más que como un triste y doloroso recuerdo. 

Y lo peor, sin resultados. Porque tú estabas tan sumamente cegado por tu amor, que todo te parecía perfecto y no percibías cosas que tal vez, sólo tal vez, hubieran cambiado el curso de tu historia de haberte dado cuenta a tiempo. 
Y por todo esto, por no entender nada, sufres el doble que si pudieras entenderlo. 

Entonces, mucho tiempo después, llega el otro momento. El momento en el que eres tú el malo de la historia, cuando eres tú el que le rompes el corazón a alguien. Sabes que esa persona ha dado el cien por cien contigo, y que lo seguiría dando el resto de su vida si hiciera falta. Lo sabes porque lo ves en sus ojos, en la forma en que te mira, en su sonrisa cada vez que te ve aparecer.
Y como lo sabes entiendes lo difícil que es hacer algo así. Y mientras tú haces pedazos su corazón, el tuyo se desprende de una parte de él. 
A veces no puedes evitar hacer las cosas mal, o simplemente dejas de querer. Y cuando todo ha terminado tienes que romper tus promesas, ser cruel y hacer cosas que nunca te habrías planteado, sólo por el bien del otro. 

Y es entonces, sólo entonces, cuando lo entiendes todo. Estás en el papel de la persona que te dejó en la más absoluta oscuridad. Esa persona que para ti era la peor persona del mundo por hacerte eso mismo que le estás haciendo tú a otro. Y la entiendes, la perdonas, y por fin das el paso para olvidarla. Para sacarte esa astilla que se había quedado pinchada en tu dedo, para dejar de recordar ese barco hundido en las profundidades y empezar a recordar aquellos días en los que el barco navegaba en todo su esplendor sobre el océano. 

Y lo único que esperas es que llegue el día en el que la persona a la que estás hundiendo te entienda, te perdone, y te recuerde mientras fuiste la luz de sus días. 


#walkingdisaster