A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

jueves, 12 de julio de 2012

Queda demostrado una vez más que quien no arriesga no gana.


Y que nunca hay que dejar nada para el final. Que a veces esperas tanto que cuando te atreves a hacer algo es demasiado tarde. Que tienes que luchar por lo que quieres desde el principio.
Que siempre habrá piedras en el camino que te hagan caer. Que si te caes te haces heridas, y que las heridas duelen. Que el dolor te hace aprender, y que si aprendes las heridas curan.
Que las heridas curan sí, pero también dejan cicatrices.
Que las cicatrices no te dejan olvidar, y que si no olvidas donde caíste la primera vez, no volverás a caer.
Que a veces tienes tanto miedo a seguir andando por el camino para no caer, que no te das cuenta de esto.

Yo he tardado demasiado en ser valiente. Pero se ha acabado el tiempo y empieza la cuenta atrás. Ahora lo que pudo ser, ya nunca será. 
 #walkingdisaster

No hay comentarios:

Publicar un comentario