A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

viernes, 27 de julio de 2012

La gente cree, piensa y supone. Lo malo es que ellos no son tú y no saben lo que estás sintiendo.

Que sí, joder. Que lo he hecho mal, que lo he hecho de pena. Que lo mío ni tiene nombre ni tiene perdón. Que decir lo siento no cambia nada, pero he pedido perdón mil veces, y lo seguiré pidiendo a pesar de estar ya perdonada. Eso sí, sólo a la persona que se lo merece. 


Al resto del mundo, que le jodan. No tenéis ni idea, de nada. No me conocéis, no sabéis como soy ni como era, ni si quiera podéis advertir como he cambiado. No sabéis qué me ha llevado a hacer las cosas que he hecho, ni cómo me he sentido al hacerlas. No sabéis nada, y por lo tanto no deberíais abrir la boca. No tenéis ningún derecho a juzgarme. 
La única persona que tenía derecho a hacerlo ya lo ha hecho, y la decisión que haya tomado es cosa suya. Que haya sido acertada o no es otra cosa. Y por si os sirve de algo, yo pienso que no ha elegido la adecuada, y por lo tanto si cambia de opinión en cualquier momento no me opondré ni le reprocharé nada en absoluto. 
A los demás, meteros en vuestras putas vidas o intentar poneros en mi lugar antes de nada. 


#WalkingDisaster.

lunes, 23 de julio de 2012

I may regret the way we ended, but I will never regret what we had.

Aún recuerdo la primera vez que me dijiste ' te quiero '. Fue después del beso más bonito que me han dado nunca. Todavía al pensarlo siento escalofríos. 
En realidad recuerdo cada detalle de nuestra historia. Una historia que fue de película mientras duró. 
Una historia que me enamoró hasta tal punto, me hizo sentir tan sumamente feliz durante esos meses. Olvidarme del resto del mundo, y que no me importara nada. Para mí sólo existías tú, y para ti sólo existía yo. Al menos al principio. 
Hoy, ahora que todo se ha acabado - y de la peor forma posible - la cantidad de información que tengo sobre ti, sobre tu vida, sobre tu persona, cambian un poco todo. Cosas que nunca me contaste, o que me contaste sólo a medias. Cosas que me contó la gente y que nunca quise escuchar ni entender. 
Esa clase de cosas que ahora me hacen dudar de si todo lo que ocurrió fue de verdad. Si las palabras que me decías, las sonrisas que me dedicabas y los sentimientos que decías sentir eran ciertos. 
Y duele, duele mucho pensar que fui - y sigo siendo - una tonta enamorada que no se daba cuenta de nada, de que para ti todo era un juego más. 
A veces miro los mensajes que me mandabas, cosa que no debería hacer. Porque entonces todo lo que había conseguido hasta ese punto desaparece, me vuelvo a enamorar de ti como lo hice en el momento en el que leí esas cosas. Porque hacías que me enamorara cada día un poco más de ti, y todavía a veces lo consigues. 
Pienso que tal vez para ti fue igual durante un tiempo, y eso me saca una sonrisa. 


Y aunque ahora sé todo lo que escondías, y no sé si de verdad me quisiste alguna vez, lo cierto es que yo nunca, desde ese primer te quiero, te he dejado de querer. 


#walkingdisaster

jueves, 19 de julio de 2012

Game over.

Te conocí, pasó una semana. Me besaste, y no había pasado otra y ya me tenías enamorada. Me hiciste pasar los mejores momento de mi vida, ser la persona más feliz del mundo, tocar el cielo con los dedos. Y luego qué? Se te acabó el amor? O las ganas de mentir?
El amor no se acaba, el amor existe desde el principio y hasta el final, o no existe nunca.
Y yo ya no sé si lo tuyo era amor o mentiras.
Pero sabes? Lo mío sí era amor, y lo sigue siendo.
Dicen que del amor al odio hay un paso, pero yo creo que hay una puerta. La puerta no se abre si uno de los dos no quiere, y tu la cruzaste una y otra vez para buscar a las otras. Y yo, con los ojos vendados te seguía esperando en mi lado de la puerta, incapaz de traspasarla. Esperando, siempre esperando, a que volviéras a por mi, a que te asomáras para preguntarme qué tal se me estaba haciendo la espera.

Pero mientras esperaba pasó mucha gente, gente que me quitó la venda de los ojos y me contó lo que hacías al otro lado de la puerta. Y cada vez más gente, y cada vez más cosas. Tus mentiras, descubiertas. Qué gracioso, verdad?
Sigo en mi lado de la puerta, incapaz de cruzarla y odiarte. Pero ya no espero, porque me he cansado de esperar. No sé si volverás a por mi, pero ya no quiero que lo hagas. No quiero entrar y ser la siguiente. No quiero ser una más, y ya esta.

Al principio pensé que esto lo formaban dos personas, después descubrí la tercera y la cuarta. Y me di cuenta de que nunca fuimos dos. Fuimos tres, cuatro. Y quien sabe si tienes más escondidas por ahí.

Si no puedes con tu enemigo, únete a él. O eso dicen. Y puestos a elegir un bando, creo que he elegido el mejor.
El bando que me ha hecho cerrar la puerta contigo al otro lado, y echar el pestillo para que no puedas volver.
Se te ha acabado el juego, chaval. 

#Walkingdisaster.

jueves, 12 de julio de 2012

Queda demostrado una vez más que quien no arriesga no gana.


Y que nunca hay que dejar nada para el final. Que a veces esperas tanto que cuando te atreves a hacer algo es demasiado tarde. Que tienes que luchar por lo que quieres desde el principio.
Que siempre habrá piedras en el camino que te hagan caer. Que si te caes te haces heridas, y que las heridas duelen. Que el dolor te hace aprender, y que si aprendes las heridas curan.
Que las heridas curan sí, pero también dejan cicatrices.
Que las cicatrices no te dejan olvidar, y que si no olvidas donde caíste la primera vez, no volverás a caer.
Que a veces tienes tanto miedo a seguir andando por el camino para no caer, que no te das cuenta de esto.

Yo he tardado demasiado en ser valiente. Pero se ha acabado el tiempo y empieza la cuenta atrás. Ahora lo que pudo ser, ya nunca será. 
 #walkingdisaster