A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

martes, 19 de junio de 2012

Un clavo no saca a otro clavo.

Cuando te rompen el corazón, tienes dos opciones: deprimirte y hundirte, o seguir adelante.
Normalmente todo el mundo pasa por la primera y acaba consiguiendo la segunda. En parte lo que más ayuda a superarlo es encontrar a otra persona.
Alguien que te llene tanto como la primera, que compense los fallos de la anterior y te haga sentir tan especial como te hacía sentir la otra.
El problema viene cuando la primera persona ha sido tan especial, tan perfecta... que hasta todos esos errores los volverías a repetir con tal de que las cosas volvieran a ser como antes.
Entonces, aunque realmente la primera persona no haya sido tan perfecta como nuestra percepción de enamorados nos permite reconocer, nadie - y digo nadie - será capaz de sustituirla nunca.


Dicen que un clavo saca otro clavo. Pero es una gran mentira. 
Sobre todo cuando el primer clavo esta metido hasta el fondo en la madera. 


#walkingdisaster

No hay comentarios:

Publicar un comentario