A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

lunes, 7 de mayo de 2012

Somewhere over the rainbow...

 El otro día vi el arco iris más bonito que había visto nunca. Era fuerte, brillante, de mil colores...

Supongo que un arco iris es algo que solo admiramos cuando somos pequeños, y cuando te haces mayor te olvidas de esa ilusión que te producía verlos en el cielo. Tal vez es porque cuando somos pequeños no entendemos por qué sucede.
No entendemos que entre un cielo gris, triste y nublado pueda aparecer algo tan simple y bello, algo tan mágico, como un arco iris.
Algo que aparece en los peores días, cuando parece que el tiempo no puede ser peor. Allí esta, para demostrarnos que detrás de las nubes esta el sol, aunque no podamos verle.

Todavía no tengo claro si el arco iris que vi me pareció tan bonito porque realmente lo era, o porque estaba con él cuando lo descubrí en el cielo.
A lo mejor es exactamente eso: tal vez el amor sea como un arco iris, que aparece cuando menos te lo esperas, cuando más lo necesitas, cuando ya has perdido toda esperanza de que salga el sol.
 Es algo tan incomprensible como un arco iris. Algo que cuando eres pequeño no entiendes, y cuando eres mayor, aunque te lo explican, tampoco terminas de comprender por qué sucede.

Hay gente que nunca ha sentido el amor de verdad. Yo no sé si lo he llegado a sentir, pero si pudiera compararlo con algo, lo haría con algo tan mágico como un arco iris.


#walkingdisaster