A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

martes, 30 de agosto de 2011

Everything will be better#


Caminas decidida, con paso firme. Sabes tu destino, y a decir verdad llegas algo tarde. Como siempre.
La musica fluye a través de los auriculares blancos del ipod a todo volumen en modo aleatorio. Lo que ayuda a que, sin evitarlo, dejes de pensar en tus problemas y te concentres en la letra de la canción.
La temperatura es perfecta para llevar sólo una chaqueta, como cuando empieza el otoño o la primavera. De vez en cuando una rafaga de viento más fuerte de la cuenta te despeina el pelo haciendo que por segundos no veas lo que tienes delante.
El cielo azul de media tarde, casi oscilando el crepúsculo, con un par de nubes con aspecto esponjoso flotando por ahí. Lo que hace una combinación de colores flipante con la luz del sol, piensas.
Cuando empiezas a llegar a tu destino, ves una silueta conocida a lo lejos.
Lo suficientemente lejos como para no escucharle hablar, tan cerca como para reconocerlo.
Una sonrisa en su cara. Deslumbrante, blanca, perfecta, achinando un poco los ojos.
Como cada vez que le ves.
Paras la musica a mitad de una canción, como si fuera a impedirte escuchar algo.
Te quitas los cascos y los guardas rapidamente.
Y cuando estas más cerca, cuando ya puedes verle bien, abre los brazos.
Tú, corres hacia él. Os fundís en un abrazo. Tierno, perfecto.
Cerrando los ojos aspiras profundamente su colonia, la misma de siempre.
Y ahí, perdida en sus brazos, su aroma, su amor, sonríes.
Y abres los ojos de pronto, con una esperanza.
Sabiendo que a partir de ahora, todo irá mejor.

Little.

No hay comentarios:

Publicar un comentario