A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

lunes, 25 de octubre de 2010

FM.

Me gustaria levantarme de la cama y encontrarme una rosa. Roja no. Blanca. Pura. Para escribir en ella como si fuese una pagina nueva. Una rosa dejada por alguien que piensa en mi y a quien todavia no conozco. Lo sé. Un contrasentido. Pero me haria sonreir. La cogeria y me la llevaria al instituto. La dejaria apoyada en el pupitre, sin más, sin decir nada. Toda la mañana.
Después, a ultima hora, arrancaria uno a uno los petalos y , con un rotulador azul, escribiria letra a letra, una sola en cada petalo, la frase de aquella cancion tan bonita:
'..Entre los obstaculos del corazón hay un principio de alegria que me gustaria merecer..'. Y después tiraria los petalos por la ventana. El viento se los llevaria. Podia ser que alguien los encontrase. Que volviese a ponerlas en orden. Que leyese la frase. Y que me viniese a buscar. Él quizá. Ya. Pero ¿Quien es él?

1 comentario: