A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Remember#


Es increíble la cantidad de cosas que puede encerrar un simple oso de peluche.
Un regalo cualquiera perdido entre paquetes y envoltorios, entre regalos más grandes y más caros.
Pero ese no es un peluche normal, no es un regalo cualquiera. Es más especial que cualquiera de las otras cosas escondidas en cajas de colores con lazos vistosos.
Ese peluche guarda miradas, sonrisas, recuerdos, sonidos, perfumes, palabras, instantes, suspiros. Todo perteneciente a aquel que lo compro como un simple regalo de cumpleaños solo para quedar bien.
Todo con la firma y el nombre de aquella persona que un día, con una palabra, entró en mi corazón.

Little.