A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

miércoles, 14 de julio de 2010

Sombras.

Hoy las vi otra vez. Alli estaban, reflejadas en la pared, como burlandose de mi. Desde lo ocurrido no dejan de aparecer continuamente, como si quisieran recordarme lo que paso. A veces ni siquiera el amor puede cambiar tu destino. Tal vez ellas no lo sabian. Alli estaban, quietas, vigilantes.
Eran las sombras de lo que fuimos. Las sombras de lo que pudimos ser. Las sombras de lo que no seremos jamas.

Little.