A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

miércoles, 10 de febrero de 2010


Y es ahora, cuando empiezo a conocerte, justo en el momento en el que me doy cuenta de que no necesitas hablarme para decirmelo todo, cuando me das esas sonrisas, esas miradas...
ahora, es cuando me doy cuenta de que, despues de todo,
no somos tan distintos.

Little.