A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

martes, 26 de enero de 2010

Amor


¿Cómo se puede echar de menos esto, donde no importa quien seas, qué seas o con quién estes?
¿Cómo se puede echar de menos los viejos tiempos en un lugar donde no transcurre el tiempo?
¿Cómo se puede echar de menos a alguien a quien no se conoce?
¿Cómo se puede echar de menos vivir en un mundo en el que sabes que nada es real y aun asi sigues imaginando para ti?
De la misma manera que se puede querer a alguien sin verlo,
de la misma manera que te enamoras del sonido de su voz, de su risa o de sus ojos,
de la misma manera que te late el corazon cuando se acerca, cuando te habla o sonrie,
de la misma manera que miras su foto una y otra vez buscandole algun defecto y aun asi le ves perfecto,
de la misma manera que cuando te dicen que jamás podrás estar con el te aferras a la idea, por muy falsa que sea y tu lo sepas, de que no es real,
de la misma manera que cuando te dice que no te quiere, algo dentro de ti muere,
de la misma manera que intentas olvidarle a pesar de que sabes que no podras hacerlo,
de la misma manera que cuando le ves con otra piensas en matarla,
de la misma manera que sacas fuerza del fondo de tu ser y le olvidas,
de la misma que cuando le das por olvidado, aparece de nuevo y el muro de hielo de tu corazon se derrite.
De esa horrible manera que el amor conduce nuestras vidas por distintos y enrrebesados caminos: cuando todo es perfecto algo lo estropea, cuando crees que ya no hay más que hacer la vida te sorprende con algo, por pequeño que sea, maravilloso para ti.
De esa que el amor acaba turbandose en odio o en olvido.
El amor, guerra y paz, tormenta y calma.
pero, ¿Que es la vida sin amor? Nada.
Little.

No hay comentarios:

Publicar un comentario