A veces, lo que pudiera parecer una rareza, algo impuro, no es sino una belleza diferente, que no sabemos aceptar. Al menos no por el momento.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Dulce introducción al caos.



Digamos que estaba viviendo un idílico verano en plena primavera, y después de aquel lluvioso puente una tormenta acabó con todo. Y aquella tarde de mayo, salió el arcoiris que se suponía que debía arreglar los daños. Pero aquel arcoiris resultó ser el final de su amor y la hizo morir en vida. Y aunque dicen que después de la tormenta llega la calma, ese sol sólo asomaba para mostrarla el camino y esa tormenta sólo era el principio de los largos meses de su tormento.

 Aquel verano en primavera resultó ser un invierno; y aquel final, a su vez, un principio.


#Walking Disaster.

viernes, 19 de julio de 2013

"Mi única regla es que lo nuevo siempre es mejor" - Barney.

Supongo que lo nuevo, por el mero hecho de ser nuevo, siempre nos parece mejor. Más misterioso, más interesante. Lo percibes con más ilusión, mirando con curiosidad cada detalle, y cada uno de esos detalles te impulsa a seguir adelante, a seguir descubriendo un poquito más, aunque de esa forma te arriesgues a perder algo que ya tienes.
Así pasa con algunas personas. Personas tranquilas, sensatas, maduras. Personas que de pronto descubren algo, una nueva sensación que les hace sentirse mejor consigo mismos. Y cada vez tienen sed de nuevas experiencias, que poco a poco van cambiando su forma de ser. Y de pronto un día, zas. Ya no son los mismos, pierden su antigua personalidad para convertirse en alguien totalmente nuevo.
También suele suceder con las relaciones. De hecho, casi ninguna se libra. Cuando llevas un tiempo con alguien y aparece otra persona que, sólo por ser más desconocido, parece una persona mucho mejor, más emocionante, a veces hasta llegamos a ponerle la etiqueta de perfecto -simplemente porque aún desconocemos sus defectos -. Parece que sus secretos, o cada instante de su vida, pertenecieran a una película. Y que cada palabra, cada mirada o cada situación vivida junto a esa persona se convierte automáticamente en una historia escrita por uno de esos escritores cuya vida se limita a escribir historias de amor romanticonas para adolescentes enamoradas y que parece que a uno le hacen suspirar en cada página.
De lo que no nos damos cuenta, lo que realmente deberíamos valorar, es que la persona con la que ya compartimos algo también fue una vez una persona nueva, también nos hizo suspirar a cada instante e hizo que se nos parara el corazón con cada palabra. No nos damos cuenta de todo lo que hemos vivido junto a esa persona. Y lo que de verdad importa no es que la etiqueta de perfecto se la hayamos colocado a otro, sino que esa etiqueta la llevo antes alguien que no sólo nos ha conquistado por su misterio, sus secretos y sus mil historias sorprendentes que ya nos sabemos de memoria. También ha conseguido que nos enamoremos de todos y cada uno de sus defectos, que es lo que -sin ser nuevo- le hará llevar siempre grabada esa perfección, sin necesidad de etiqueta.
#Walking Disaster.

miércoles, 26 de junio de 2013

A pesar del dolor eres tú quien me inspira.

Es extraño construir una amistad con una persona con la que sólo has llegado a dos extremos: amarse locamente y odiarse a muerte. 
Ni antes ni después del amor hubo ningún tipo de relación, y levantar algo sobre una nada llena de recuerdos es mucho más difícil que hacerlo desde la nada absoluta. 
Siempre quedan miles de preguntas y cosas que echar en cara que, si intentas empezar de cero, te verás obligado a comerte para siempre y olvidar. Siempre quedan todas esas palabras bonitas y momentos compartidos, que con el tiempo se vuelven borrosos y confusos. Distintos, con un matiz idealizado o de desengaño según el momento en que lo recuerdes. 
Tienes que hacer un borrón, desconocer a esa persona para verla desde un nuevo punto de vista. Sin recordar los momentos bonitos, olvidando todos aquellos que fueron dolorosos. 

Pero es más extraño aún construir esa amistad gracias a la persona que provocó la separación repentina y rompió toda relación. Lo único que puedo decir ahora mismo es gracias, porque gracias a ella he recuperado mi inspiración. Y mi vida. 


#Walking Disaster.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

2 días para el fin del mundo, 12 días para el fin del año.


Siempre me ha encantado escribir este tipo de cosas, para recordar todos los momentos vividos en cierto momento cuando lo leo mucho más tarde. Y este año en especial creo que se lo merece.
Para mi sobre todo, ha sido un año muy extraño, un año de cambios. He pasado momentos malos, momentos muy malos, momentos buenos, pero sobre todo momentos muy buenos. Y lo he hecho con tal cantidad de gente que se me hace imposible mencionarlos a todos.
El año empezaba con el final de algo muy importante para mi, pero con los carnavales llegó un nuevo comienzo. El comienzo de lo que me ha hecho vivir los mejores momentos de este año, y de lo que más problemas me ha causado también. Por supuesto, aunque los momentos buenos duraron poco, la intensidad de estos fue lo suficientemente alta como para que los malos se alargaran el resto del año, desencadenando la mayoría de cambios y problemas que he tenido a lo largo de este.
Pero no sólo trajo consigo cosas malas, también trajo cosas buenas. Las mejores, las personas que estuvieron allí para apoyarme cuando peor me sentía, para sacarme una sonrisa. Personas que en cuestión de meses se han hecho un hueco enorme en mi corazón y que, aunque parezca lo contrario, se quedarán ahí para siempre.
Además, hizo que las ganas de empezar las vacaciones hicieran un verano de locuras inimaginables (de las cuales destaco, evidentemente, el viaje a la playa por encima de todas las demás), de conocer personas, de enamorarse y desenamorarse cada día.  Y sobre todo de tener ganas e ilusión otra vez.
El verano terminó, y como todo, con la vuelta a la rutina volvieron las cosas malas. Todos los problemas olvidados en verano, y unos cuantos más que supusieron reducir la ilusión a cero una vez más, y aumentar las ganas de matar a más de mil.
Fiestas desastrosas y que supusieron derramar muchas lágrimas en vano, y con cada final, una vez más, un comienzo. Esta vez algo caótico, lleno de dudas, de dilemas, de problemas morales sobre todo. Todo acompañado de un estrés y un agobio por los examenes elevado a cien, de horas sin dormir y de eternas tardes de estudio que te impedían pensar en otra cosa que no fueran las características de la escultura griega, el pensamiento aristotélico, la forma de resolver ecuaciones lineales o las mil regencias de Isabel II.
Y a pesar de todo,  una vez más aparecieron esas personas capaces de sacarte una sonrisa con las locuras más descabelladas, esas personas que me han escuchado y han estado ahí para darme fuerzas.
Y con este último mes, el final del año, ha empezado una vez más algo especial. Contador de ilusiones dispuesto a subir, y ganas de matar practicamente neutralizadas.


Este 2012 ha estado repleto de finales, y con cada uno unas personas que estuvieron ahí para ayudarme a comenzar de nuevo, con más ganas que la vez anterior. Sólo espero que este final de año suponga exactamente lo mismo: el comienzo de uno nuevo mucho mejor que el anterior, cargado de ilusiones y ganas de empezar a vivir tantas experiencias como este.


#WalkingDisaster

lunes, 22 de octubre de 2012

I'm trying to let you know that i'm better off on my own.

Durante el último mes y medio he tenido la felicidad al alcance de mi mano. No sólo eso, he tenido la posibilidad de ser feliz no sólo ahora, si no durante un largo futuro.
Y ahora he mandado todo a la mierda, he renunciado a toda esa felicidad, y lo peor de todo, le he robado la misma posibilidad, ese derecho de ser feliz, a otra persona.

¿Qué te impide tomar algo así, aceptarlo sin más, ser feliz sin preocupaciones?
Dante decía ''No hay mayor dolor que el infortunio de recordar tiempos felices''. 
Supongo que es este recuerdo, esta felicidad de tiempos pasados, lo que me lo ha impedido. O más que eso, es la imposibilidad de volver a sentir la felicidad al mismo nivel que la sentí entonces. En mi caso esa felicidad venía ligada a un amor, que aunque sé que no fue del todo real, aunque sé que nunca volverá, sigue estando presente día a día.
En un intento de acabar con cualquier resto de este amor, me equivoqué, y arrastré conmigo a personas que no se lo merecían. A personas que me ofrecieron un amor que yo sentía por otros, que me dieron la posibilidad de olvidar, de sentirme la persona más afortunada del mundo. Y hoy lo siento, y una vez más, me gustaría pedir perdón por todo el daño causado. No sé cuantas veces lo he hecho ya, pero nunca serán suficientes.

A veces olvidar no es suficiente. A veces lo de que un clavo saca a otro clavo no se cumple. A veces lo mejor que puedes hacer es estar sólo, para no arrastrar a nadie contigo al abismo, para que el castigo por cometer la tremenda estupidez de enamorarte sea justo.

Sum 41, una vez más, la banda sonora de mi vida.

#walkingdisaster

lunes, 15 de octubre de 2012

¿Cuando llega la inspiración de un escritor?


“Me dije que uno escribe siempre sobre el cuerpo muerto del mundo, y también sobre el cuerpo muerto del amor. Que es en los estados de ausencia donde se hunde el escrito, no para reemplazar nada de lo que ha sido vivido o supuestamente ha sido, sino para
consignar el desierto dejado por ello.” - Marguerite Dumas. 

domingo, 14 de octubre de 2012

Cosa de dos.

"Nada cierto, nada nuevo, nada más que lo que quieras escuchar. En un pequeño instante, en un momento de debilidad. El mismo error constante, un paso adelante y dos atrás, la misma piedra en un camino del que no veo el final. 
Mientras seguimos como ayer, huyendo de una realidad a la que no le caigo bien o es ella la que me cae mal, riendo para olvidar, llorando por necesidad. Y aunque no te quise mentir, tampoco dije la verdad. 
Nada cierto, nada nuevo, nada más que lo que quieras ocultar tras una mascara que no me deja ver lo que hay detrás. Lo que daría por entrar en tu cabeza una vez más para saber que nos paso, para saber lo que hice mal. 
Tal vez me sobra el dolor, me falta el valor, para decirte adiós. Y sigo alzando la voz, cantando la misma canción que un día me hizo pensar que el amor era cosa de dos. Era cosa de dos."


jueves, 20 de septiembre de 2012

People cry, not because they're weak. It's because they've been strong for too long.

A veces lo único que necesitas es llorar. Llorar por nada, sin ninguna razón, por una tontería. Emocionarte con una canción, un libro, una película... y llorar. Necesitas canalizar todos tus sentimientos, ajenos a todas esas cosas que te emocionan, para desahogarte. Necesitas buscar otras salidas para llorar, porque el cupo de lágrimas que podías gastar en lo que realmente te duele se ha agotado. 
Has llorado tanto por todo lo que te hace daño, todo lo que has perdido, que simplemente ya no puedes llorar más. Porque llega un momento en el que te prometes a ti mismo que vas a ser fuerte y no vas a llorar por eso. Que vas a superarlo. 
Pero hay días que no puedes más, la vida te puede, pero tu orgullo es más fuerte que tus ganas de llorar y te impide hacerlo. Y la pena que sientes, sea por lo que sea, no puedes expresarla con nada. Las palabras se te quedan cortas, y sientes que nadie te va a entender. 
Y entonces encuentras eso, la melodía de una canción, una frase de un libro o tal vez una escena de una película que activa tus sentidos. Y no sabes por qué, pero te pones a llorar, como una magdalena. Tu orgullo te permite hacerlo porque técnicamente no estás rompiendo tu promesa contigo mismo, pero a través de esas lágrimas expulsas todo el daño que te han hecho, todo el dolor que tienes dentro. Y cuando terminas de llorar, cuando ya no te quedan lágrimas, te sientes mucho mejor. Y eso te da fuerza para comenzar de nuevo. 
No hay nada que exprese más, nada más sincero que una lágrima. 
When you try your best, but you don't succeed
W
hen you get what you want, but not what you need 
When you feel so tired, but you can't sleep 
Stuck in reverse 

When the tears come streaming down your face 
When you lose something you can't replace 
When you love someone, but it goes to waste 
Could it be worse? 

Lights will guide you home 
And ignite your bones 
And I will try to fix you 

And high up above or down below 
When you're too in love to let it go 
If you never try, then you'll never know 
Just what you're worth 

Lights will guide you home 
And ignite your bones 
And I will try to fix you 

Tears stream down your face 
When you lose something you cannot replace 
Tears stream down your face 
And I... 

Tears stream down your face 
I promise you that I'll learn from my mistakes 
Tears stream down your face 
And I... 

Lights will guide you home 
And ignite your bones 

And I will try to fix you 

#walkingdisaster

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Nadie me avisó de que quererte iba a doler tanto.

A veces se supone que has superado las cosas, has rehecho tu vida, has pasado página. Y estás completamente convencido de ello, ya no piensas en la otra persona, y quieres - o intentas querer- con todo tu corazón a la nueva persona que te ha ayudado a olvidar. 

Todo es genial hasta que le vuelves a ver. Entonces de pronto sus ojos, su sonrisa, sus gestos, todo en él te hace recordar. Sobre ti cae una oleada de recuerdos dolorosos. Dolorosos porque todos son felices. Recuerdas lo increiblemente feliz que fuiste con esa persona, y piensas que esa persona ahora te odia, que nada volverá a suceder nunca. Ni si quiera se llegará a acercar remotamente. 
O peor aún, cuando esa persona lo único que muestra es indiferencia. No hay nada más doloroso que la indiferencia. Cuando pasa a tu lado sin dirigirte la palabra, ni si quiera te mira por equivocación. Cuando se para a hablar con todo el mundo que está contigo, y tú para él es como si no existieras. 
Pensar que alguien que ha significado, y sigue significando tantísimo para ti te hace algo así... pensar que una persona para la que supuestamente lo has sido todo ni si quiera parece acordarse de todos los momentos que habéis vivido... te rompe el corazón. 

A mi todo me recuerda a él. Películas, canciones, grupos, libros, series, fotos, asignaturas, profesores, personas, frases sueltas, todo. Cada tontería que vivimos juntos vuelve a mi para torturarme una y otra vez. Y a veces me pregunto si a él le pasará lo mismo, si al menos recuerda alguna de esas tonterías conmigo. Me gustaría saber qué pasa por su cabeza cuando pasa por algún sitio en el que estábamos siempre, cuando alguien menciona mi nombre, cuando me ve aparecer. 

Es muy triste como acaban las cosas a veces. Pasó de no ser nadie a ser mi mundo, para poco después dejar de serlo todo para no ser absolutamente nada. Yo para él una completa desconocida, él para mi el amor de mi vida perdido. 
#walkingdisaster

martes, 11 de septiembre de 2012

Broken hearts parade.

Dicen que todo el mundo le rompe el corazón a alguien, y que a todo el mundo le rompen el corazón. 

Llega un momento en la vida en el que te han roto el corazón y tú no lo entiendes. No entiendes que algo en lo que tú habías dado lo mejor de ti, lo habías dado todo, no funcione. Que ese amor que sientes con tanta intensidad no sea recíproco. No entiendes por qué tú, que morirías y matarías por la otra persona, no recibes lo mismo. 
No entiendes las razones que te da, ni los motivos que le han llevado a hacer las cosas que te han hecho daño. 
Por más que te esfuerzas buscas la explicación, recorres tu mente en busca del momento en el que todo empezó a cambiar, el momento justo en el que tu Titanic se hundió en las oscuras aguas del Atlántico para no volver más que como un triste y doloroso recuerdo. 

Y lo peor, sin resultados. Porque tú estabas tan sumamente cegado por tu amor, que todo te parecía perfecto y no percibías cosas que tal vez, sólo tal vez, hubieran cambiado el curso de tu historia de haberte dado cuenta a tiempo. 
Y por todo esto, por no entender nada, sufres el doble que si pudieras entenderlo. 

Entonces, mucho tiempo después, llega el otro momento. El momento en el que eres tú el malo de la historia, cuando eres tú el que le rompes el corazón a alguien. Sabes que esa persona ha dado el cien por cien contigo, y que lo seguiría dando el resto de su vida si hiciera falta. Lo sabes porque lo ves en sus ojos, en la forma en que te mira, en su sonrisa cada vez que te ve aparecer.
Y como lo sabes entiendes lo difícil que es hacer algo así. Y mientras tú haces pedazos su corazón, el tuyo se desprende de una parte de él. 
A veces no puedes evitar hacer las cosas mal, o simplemente dejas de querer. Y cuando todo ha terminado tienes que romper tus promesas, ser cruel y hacer cosas que nunca te habrías planteado, sólo por el bien del otro. 

Y es entonces, sólo entonces, cuando lo entiendes todo. Estás en el papel de la persona que te dejó en la más absoluta oscuridad. Esa persona que para ti era la peor persona del mundo por hacerte eso mismo que le estás haciendo tú a otro. Y la entiendes, la perdonas, y por fin das el paso para olvidarla. Para sacarte esa astilla que se había quedado pinchada en tu dedo, para dejar de recordar ese barco hundido en las profundidades y empezar a recordar aquellos días en los que el barco navegaba en todo su esplendor sobre el océano. 

Y lo único que esperas es que llegue el día en el que la persona a la que estás hundiendo te entienda, te perdone, y te recuerde mientras fuiste la luz de sus días. 


#walkingdisaster